Mi nombre es Silvia, vivo en Madrid, tengo 31 años y 3 pasiones: la escritura, los animales y los niños. Lo más importante de mi vida es mi hija, una pequeña lagartijilla que lleva casi 2 años alegrandonos los días, mi marido y mi perrita, que perdió a su mamá durante mi embarazo :(
Soy maestra de Educación Infantil y vivo rodeada de niños que me enseñan algo nuevo cada dia.
Una mañana me di cuenta de que habia llegado el momento... quería con todo el alma ser mamá... y entonces decidí dejar por escrito esta nueva etapa de mi vida ¡y así es como nació el blog!

sábado, 18 de abril de 2015

Demasiado débil para ser mamá? Revisión de los 2 meses

Ayer tuvimos la revisión de los dos meses de Laia con la enfermera pediatrica del centro de salud.

¡Vaya forma de celebrar el cumplemes! pobreta mia...

Las otras veces que hemos ido a la pediatra o la enfermera Laia ha llorado casi desde el minuto uno, pero esta vez se portó genial. Mi amor le quitó la ropa sobre la camilla y ella miraba con los ojos muy atentos y en silencio como la enfermera iba tomandole las medidas y palpándole aqui y allá... ¡si hasta me pareció ver que le dedicaba alguna sonrisa!.. tan feliz estaba ella...

Pero entonces llegó el momento de las vacunas... el rotateq se lo bebió fenomenal, sin ningún problema y cuando terminó seguía tan contenta y confiada y mas aun cuando se vió rodeada de mamá y papá.

Papá le sujetaba las piernecitas y mamá le acariciaba las manitas... que agustito, tanta atención junta de las personas más importantes para ella. Estaba tranquila, estaba contenta, estaba relajada ... y entonces...

un primer pinchazo y su carita se puso completamente colorada mientras su garganta expulsaba un profundo grito de dolor que rapidamente se convirtió en llanto...

... entonces otro pinchazo, aun mas fuerte y su carita ya no podía estar más roja y su llanto ya no podía ser mas fuerte...

... y por si había sido poco, aun le dieron otro pinchazo más.

Tres.

Ella no dejaba de llorar y yo le acariciaba suavemente las manitas mientras le decía que no pasaba nada... pero de poco sirvió... ella solo podía chillar para expresar el dolor, mientras yo me sentía la persona más traidora del mundo y me imaginaba que por su cabecita pasaban preguntas como "pero ¿porqué me haceis esto? si yo os quiero..."

Mi primer impulso cuando la enfermera terminó fue cogerla en brazos para calmarla, pero mi amor se me adelantó y cuando se dio cuenta de que yo tambien habia ido a cogerla me la ofrecio, pero le deje que la calmase el, mientras yo intentaba sacudirme ese sentimiento mitad pena, mitad culpa, que no dejaba de ser un poco absurdo.

Me costó la vida no ponerme a llorar en la consulta... tan debil soy... y lo unico que esto me hace pensar es que ella ahora no se da cuenta, pero cuando sea un poco mayor y tenga que calmarla en otras situaciones en las que esté depasandolo mal... ¿cómo voy a hacerlo si me afecta así? ¿cómo voy a convencerla de que tiene que ser fuerte si no lo soy yo? ¿como la convenceré su primer dia de cole de que se queda en un lugar genial y de que no tiene que llorar, si. ni yo misma puedo aguantar las lagrimas?

Ay! ¿soy demasiado debil para ser madre?

Que duro es esto a veces...









14 comentarios:

  1. Silvia cielo... tienes un chute de hormonas revoloteando tu cuerpo que yo creo que es normal que te sientas así... tu hija grita y llora porq es la manera que tiene de expresar lo que siente y no por eso te tienes que sentir mala madre... Es un bien para ella aunq pase un mal ratito, no te lo tomes a la tremenda que también tu estás aprendiendo a ser mamá y llevas muy pokito tiempo entrenando... Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, si se que es por su bien, pero da tanta penita... ainss si, esta claro que tengo las hormonas arremolinadas...

      Un besazo

      Eliminar
  2. Tranquila nena, eso nos pasa a todas :( Yo tengo una especie de trauma con los pinchazos recordando lo que nos hicieron en el hospital, así que a ver qué disgusto me pillo el viernes.

    El jueves le tocaron a la primita de mi hijo y su madre lloró con ella.

    Aquí los vacunan en brazos, que fue lo primero que pregunté, porque sino me iba a otro sitio.

    El rotateq se lo daremos en casa, media hora antes de ir, para estar allí si le hace reacción.

    Besos y no te preocupes, que es inevitable y estamos todas igual.

    ResponderEliminar
  3. Que si vas a poder con ello?
    Con todo lo que nos echen!
    Volveremos a cogerles las manos, a sonreirles mientras nos necesitan y cuando no nos ven nos derrumbamos un ratito para recargar fuerzas para la siguiente prueba

    ResponderEliminar
  4. De débil nada!!! yo me llevo siempre a mi madre porque creo queno voy a ser capaz de soportarlo sola!!! Silvia y no te dijeron de ponértela a la teta o simplemente en brazos para ponérselas!!?? aquí en mi pueblo, la última vez me dijeron que me lo pusiera a la teta si aun mamaba...porque con 3 añazos ya!! y fue bastante mejor.

    Besazos y somos así porque son lo que más amamos en esta vida y no podemos verles sufrir, pero tan valiente que daríamos la vida por ellos!!!

    ResponderEliminar
  5. es muy duro, y eso que son solo vacunas...

    El dia que tengan que sacarle sangre o algo así de invasivo (espero que nunca tenga la necesidad) yo no voy a poder estar presente. Es el instinto de proteccion y la culpa!

    ResponderEliminar
  6. Silvia, acabo de descubrir tu blog y me parece que voy a quedarme por aquí! No he podido evitar acordarme de esta foto que compartí ayer en mi fan page de facebook... para que veas que no eres tan débil!!! O al menos que no eres la única débil jajaja https://www.facebook.com/papa2.0s/photos/a.490988071012446.1073741829.490696461041607/712774418833809/?type=1&theater

    ResponderEliminar
  7. Yo también lloré cuando la vacunaron, no es ser débil, es que te duele igual que a ella...a la mía le tocan hoy las de los 6 meses...buuuaaahhhh!!! Bssss

    ResponderEliminar
  8. Oye, yo he llorado con el en cada vacuna, así que si tu eres débil yo ya ni te cuento. A nosotros lo que nos resulta es darle teta inmediatamente después, por si te sirve de algo.
    Mucho animo para las siguientes. Muakkk

    ResponderEliminar
  9. Oye, yo he llorado con el en cada vacuna, así que si tu eres débil yo ya ni te cuento. A nosotros lo que nos resulta es darle teta inmediatamente después, por si te sirve de algo.
    Mucho animo para las siguientes. Muakkk

    ResponderEliminar
  10. Ay chica no lo creo. Yo te eh leído y se me ha hecho un nudo en el estómago de pensar, imagínate si lo veo y encima es mi hija... ufff
    Así que nada, no lo recordará pero de momento ella lo ha pasado mal. No puedes hacer otra cosa que calmarla.
    Por cierto, precioso lo que has escrito en la anterior entrada.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Qué mala madre debo ser, yo no lloré, la primera vez me dio mucho sentimiento verlo así, pero ahora ya sé que le duele unos segundillos y luego se le pasa, así que tampoco me resulta un trauma, la verdad. Supongo que como nosotros ya hemos llegado a la fase caídas y chichones diarios, me resulta más fácil relativizar...o eso o que no tengo corazón!!! Jejejej! Anda, no te agobies, ya verás lo leona que eres cuando haga falta, por los hijos se sacan las garras y las fuerzas sin pensarlo. Un besillo

    ResponderEliminar
  12. Qué mala madre debo ser, yo no lloré, la primera vez me dio mucho sentimiento verlo así, pero ahora ya sé que le duele unos segundillos y luego se le pasa, así que tampoco me resulta un trauma, la verdad. Supongo que como nosotros ya hemos llegado a la fase caídas y chichones diarios, me resulta más fácil relativizar...o eso o que no tengo corazón!!! Jejejej! Anda, no te agobies, ya verás lo leona que eres cuando haga falta, por los hijos se sacan las garras y las fuerzas sin pensarlo. Un besillo

    ResponderEliminar

Con cada uno de vuestros comentarios se me alegra un poquito mas el dia... ¿me dejas uno? :)