Mi nombre es Silvia, vivo en Madrid, tengo 31 años y 3 pasiones: la escritura, los animales y los niños. Lo más importante de mi vida es mi hija, una pequeña lagartijilla que lleva casi 2 años alegrandonos los días, mi marido y mi perrita, que perdió a su mamá durante mi embarazo :(
Soy maestra de Educación Infantil y vivo rodeada de niños que me enseñan algo nuevo cada dia.
Una mañana me di cuenta de que habia llegado el momento... quería con todo el alma ser mamá... y entonces decidí dejar por escrito esta nueva etapa de mi vida ¡y así es como nació el blog!

miércoles, 8 de octubre de 2014

Las cosas del bebé y mi mente funcional

Cuando decidimos que queríamos tener un bebé, busqué algo de información en internet sobre, entre otros temas, las cosas que necesitaba un recién nacido. Ví algunos vídeos, leí algunos blogs, artículos... y fue entonces cuando me dí cuenta de que era una ignorante de estos temas (a pesar de haber trabajado casi cuatro años en una Escuela Infantil) y no solo eso, sino que iba a ser necesario sacarme casi una carrera sobre ello, con asignaturas troncales como:

  • "La elección del carrito. Características a tener en cuenta"
  •  "El portabebés ergonómico. Culo en C, piernas en M"
  •  "¿Minicuna o moisés?" 
  • "Grupo 0 y sistema isofix"

Y eso solo por poner algunos ejemplos, porque luego está el tema de los pañales, almohadas de lactancia, bañeras... y si sigo me da para cinco entradas mínimo, así que dejo de enumerar que imagino que el concepto ha quedado claro jejeje.

Yo, la verdad, desde mi mente inevitablemente (y muchas veces demasiado, lo admito) funcional, pienso que en realidad, en realidad no son necesarios tantos trastos para criar a un bebé sano y feliz. No digo que algunos no sean indispensables (especialmente aquellos relacionados con su seguridad) pero en serio... seamos sinceras con nosotras mismas, antiguamente los niños se criaban sin practicamente nada y salían adelante ¿cómo es que de repente parece imposible criarlos sin llenar la casa de artilugios? 

Una de las cosas que no me parecía útil era la minicuna ¿200 euros por algo que utilizará 4 meses (y da gracias si llega a los cuatro meses)? pfff... no lo veía nada claro 

"Es que así el bebé está más recogido, la cuna es demasiado grande cuando son tan pequeñitos" ok, hay un truco estupendo que consiste en enrollar una toalla y ponerla alrededor del niño a modo de nido.

"Es que los primeros meses es mejor tenerlos en tu habitación, por el riesgo de muerte súbita" muy bien, pues si no cabe la cuna (que tendría que probarlo, porque nuestra habitación es bastante grande) siempre podemos comprar un colchón cómodo para el capazo del carro y dormirlo ahí.

"Es que la minicuna es comodísima, porque tiene ruedas y la puedes mover por toda la casa para tener al bebé siempre cerca" el carrito también tiene ruedas, así que por ese lado tampoco veo la utilidad.

En fin, ya he dicho que soy tremendamente funcional y a veces quizás me paso, pero yo lo veía así.

Sin embargo, si alguien se ha escandalizado porque mi bebé pasará sus primeros meses en el capazo, podéis respirar porque entre la lista de cosas que me van a pasar los amigos/familiares que ya han tenido bebés hay una minicuna y un moisés, ni más ni menos ¿quería caldo? pues toma dos cazos! jajaja. Imagino que una de las dos cosas la llevaré al pueblo, para cuando vayamos allí.

La verdad es que nos estamos tomando con bastante calma el  tema de las compras. En primer lugar porque la gente nos está diciendo que nos da cosas según van pasando las semanas y me parecería una tontería gastarme el dinero en algo que me pueden dejar o me piensan regalar y en segundo lugar porque aun me quedan casi cinco meses de embarazo y puede que la lista de cosas sea muy larga, pero no necesito cinco meses para completarla, con dos tengo más que suficiente, así que imagino que aprovecharé las rebajas de enero para comprar  (lo de las rebajas es también cosa de mi mente funcional jeje)

A día de hoy tenemos algunas cosillas (no demasiadas), pero son todas regaladas.

Esto no quiere decir que no haya una parte de mi que me susurra "compra, compra, compra", que cuando voy a una tienda no me quede embelesada mirando todas esas cositas preciosas e imaginandome a mi pequeña en esas cunas, parques, tronas... o que no tenga deseos inmensos de comprarle ya montones de ropita. No significa que no me guste buscar en internet información de las cosas que creo que tendré que comprar en su día, ¡me encanta hacerlo! Pero eso es lo que hago: miro, me hago una idea de las cosas que compraré, me ilusiono, y sigo con mi vida y mi embarazo :)


El tema de la habitación va por otro lado, eso si que siento que necesito hacerlo algo más pronto, más que nada porque actualmente está llena de cosas nuestras que tendremos que sacar de allí y eso llevará más tiempo. Pintada ya está, ya que lo hicimos el año pasado y así se va a quedar. Tiene dos paredes verde manzana y dos paredes amarillas y a mi me encantan esos colores (los elegí yo) y creo que quedan muy bien en una habitación infantil. Compraremos un armario y una cama en blanco que ya tenemos mirados y veremos a ver que tal combina con  las cómodas que ya hay en la habitación.

¡Seguramente para el mes que viene! 

2 comentarios:

  1. La verdad es que si, que compramos demasiadas cosas y algunas inútiles...pero hace tanta ilusión!!!!

    ResponderEliminar

Con cada uno de vuestros comentarios se me alegra un poquito mas el dia... ¿me dejas uno? :)