Mi nombre es Silvia, vivo en Madrid, tengo 31 años y 3 pasiones: la escritura, los animales y los niños. Lo más importante de mi vida es mi hija, una pequeña lagartijilla que lleva casi 2 años alegrandonos los días, mi marido y mi perrita, que perdió a su mamá durante mi embarazo :(
Soy maestra de Educación Infantil y vivo rodeada de niños que me enseñan algo nuevo cada dia.
Una mañana me di cuenta de que habia llegado el momento... quería con todo el alma ser mamá... y entonces decidí dejar por escrito esta nueva etapa de mi vida ¡y así es como nació el blog!

lunes, 23 de junio de 2014

El ginecólogo en Nueva York. Capítulo 3.

Como os decía en el capítulo anterior  llevaba toda la noche con dolor en un lateral del abdomen y tenia miedo de que fuese apendicitis, bajé a avisar a los padres de la familia americana con la que vivía para ir a urgencias, en mitad de la noche, pero por mas que llame al padre desde la puerta no había forma de despertarle.

Despues de un rato de no saber muy bien que hacer, volvi a subir a mi habitación a ver si la cosa mejoraba, pero nada, seguia igual. Llame a mi amor,  a España (carisimo, si) y me dijo que volviese a bajar y despertase al padre aunque fuese a voces.

Baje de nuevo, le llame dos o tres veces y nada.. Así que me armé de valor, entre en la habitación y le toque el hombro mientras decia su nombre. Se despertó sobresaltado, le explique lo que pasaba y todos los  esfuerzos que habia hecho por no hacer ruido para no despertar a nadie se fueron al garete "¿que te duele ahi?¡tienes apendicitis!"

En unos segundos la casa era un revuelo de gente gritando con los ojos pegados y hasta el perro dando vueltas de un lado a otro en plan "nose que pasa, pero yo me uno a la fiesta"

Finalmente, se decidió que la madre me llevaría a urgencias, asi que se empezó a preparar mientras repetia por lo bajini (un bajini muy altini) "si ya lo sabia yo, si es que al final es apendicitis, ya lo sabia yo ya..." 

Por el camino le pregunte a que hospital ibamos porque tenia que saber que lo cubria mi seguro... y me puso una cara de "como puedes preocuparte mas por el dinero que por la salud" que es una cara muy facil de poner cuando te sobra la pasta por todas partes y que me resbaló bastante. Llamamos a mi seguro para preguntar y nos confirmaron que si lo cubrian. Despues llame a mis padres y les conte un poco la cosa. No se muy bien como se quedaron los pobres, pero yo estaba muerta de miedo y necesitaba que alguien de mi familia supiese que igual iba a entrar a quirofano en un rato no muy largo y que se enterasen en español y por mi. Ademas dentro de lo malo no era tan tan malo porque mis padres tenian pensado venir a visitarme a la siguiente semana y ya tenian billetes y todo comprado.

Total que en el hospital nos plantamos y al  mas puro estilo americano, me pusieron una pulserita con mi nombre y los datos de mi seguro y un camison blanco con lunares azules.



No puedo describir con palabras como me senti aquella noche, super lejos de mi familia, muerta de miedo, a mi que  no me habian operado en la vida y la unica persona que tenia al lado era mi jefa, a la que por otro lado la estaba muy agradecida por haberme llevado al hospital en mitad de la noche, pero vamos, que eso no quita para que no fuese la persona que queria tener a mi lado en un momento como aquel.

 Entré en una sala pequeñita, me hicieron algunas preguntas. Se rieron de mi porque no sabia decir "birth control pills" (es decir, pastillas anticonceptivas) y al intentar explicar que las tomaba tuve que dar muchos rodeos lingüisticos, que ya veis que debieron ser muy graciosos.

Despues me llevaron a una sala enorme con muchas camillas separadas unas de otras con cortinas. Me imagino que para ahorrar en paredes. Me sentaron en una de las camillas y me hicieron mas preguntas y algunas pruebas como tomarme la tension y no se que mas, porque no me llega la memoria para tanto.



Me informaron que de que no tenia apendicitis, lo cual me alivió bastante, la verdad. Me advirtieron que me iban a poner algo para el dolor, me pincharon y en seguida empece a sentirme medio grogui.

Lo siguiente que recuerdo es que me llevaban en silla de ruedas (¿?) por pasillos larguisimos.

Me hicieron una ecografia. Le pregunte a la mujer que me la hacia si todo estaba bien pero me respondio que ella no podia decirme nada, que tenia que ser el medico. Así que bueno, dentro de que sabia que no tenia apendicitis y estaba mas tranquila, me tenian super intrigada. 

Yyy otra vez a la silla de ruedas, pasillos y mas pasillos y llegue al lugar por el que habia entrado.

Me explicaron que lo que tenia era un quiste en el ovario (nada de endometriosis) me dieron un monton de papeles y pastillas y me dijeron que en quince dias fuese a revision.

Y ala, levanta de la silla de ruedas, que para ir a tu casa si puedes andar (¿?) jajaja esto me resulto muy curioso.

Así es como viví todo esto en aquel momento.

A lo mejor pensais que la cosa se terminó aqui... pero que va solo acababa de empezar, sin embargo aquí lo dejo por hoy!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Con cada uno de vuestros comentarios se me alegra un poquito mas el dia... ¿me dejas uno? :)