Este es un blog familiar, casero, educativo, amante de los animales. Esta es mi historia, rodeada de niños en el trabajo, con mi marido, mi perrita y mi niña cuando llego a casa. Una niña que pone nuestras vidas patas arriba, una niña que nos quiere, nos quiere tres ¿qué más se puede pedir?

jueves, 30 de octubre de 2014

Perros que ladran a la nada

Muchas veces, con algunas de las cosas que hago (o no hago) me paro a pensar "Dios mio... ¿y yo voy a ser madre?" y lo que os voy a contar es, sin dudarlo, una de ellas....

En general no me considero una persona miedosa. Quiero decir, no soy la típica que en seguida piensa que alguien la está siguiendo o que desconfía de cualquier persona por tener mejores o peores pintas. Tampoco soy de las que cuando está sola en casa se asegura veinte veces de que todo está bien cerrado ni se altera por cualquier ruido. Suelo ser bastante tranquila en ese sentido... siempre que no haya visto una película de miedo esa noche... o que sucedan cosas extrañas, claro. Y lo de las cosas extrañas a veces, pasa, al menos en esta casa.

No se si soy normal o me asusto por chorradas, pero os digo que cualquier día a mi me da un infarto entre mis perras y mi amor. Os cuento:

Situación número uno: Estoy sola en casa, por la noche, lavándome los dientes con la puerta del baño cerrada, cuando empiezo a oir ruiditos y golpecitos. Paro de cepillarme los dientes y escucho...

...silencio...

pienso que habrá sido cosa mía y continuo cepillándome...

...y otra vez los ruiditos!

Paro

... y otra vez silencio...

continuo cepillandome  y vuelvo a oirlos, sin lugar a dudas.

Ahí ya voy cagada.

 Me enjuago rapidamente, abro la puerta del baño, miro a un lado de pasillo oscuro y cuando voy a mirar al otro...

 "UUUUUH" mi amor (que por lo visto ha entrado en casa sin hacer ningún ruido y es un graciosillo, por no escribir palabras malsonantes) salta sobre mi dando un grito y parando mi corazón durante unos segundos...

juro que la taquicardia me duró al menos diez minutos.

Que cachondo es, aquí mi amigo.




Situación número dos: De nuevo estoy en casa sola, también en el baño, pero de día (no necesito la noche para asustarme, así de versátil soy yo)  esta vez secándome el pelo, cuando de repente empiezo a escuchar voces, pero voces que vienen de muy cerca, de dentro de la casa.

 Apago el secador y escucho...

 Dios... es la tele... y juraría que la había dejado apagada.

Salgo del baño y efectivamente, la tele está encendida.

Bueno, la apago, igual la habia dejado encendida y no lo recuerdo.

Continuo secandome el pelo y otra vez la oigo.

 Vuelvo al salón: efectivamente la tele está encendida....

No necesito más. Me quedo unos segundos pensando si debo abandonar la casa y esperar a mi amor en el descansillo, con el pelo mojado pero lejos de posibles espíritus malignos que me ponen salsa rosa, o ser una persona coherente y esperarle en casa cagada de miedo.

 Intento la segunda, y muy digna yo, vuelvo al baño, cojo el secador pero no me atrevo a encenderlo (¿quien sabe? igual el espíritu esta esperando a que lo haga para volver a encender la tele!)

Entonces escucho la tele otra vez, salgo corriendo al salon y....

AJA! pillo a una de mis  perras in fraganti con la cabeza metida en el mueble de la tele, justo a la altura en la que está el botón de encendido.

 Resulta que teníamos ahí guardados sus juguetes en una caja y los estaba intentando coger, y al meter la cabeza daba al botón y encendía la tele. Lo más gracioso de todo es que las dos primeras veces, cuando yo volvia al salón  ella estaba ya tumbada en la colchoneta en plan "yo no he hecho nada" que la faltaba silbar, vamos, la muy... me debía tener controlada por el ruido del secador,

He de decir que me alegré infinito de encontrarle la explicación, la verdad.


Situación número tres: Estoy sola en casa (resumiendo, siempre que me pasan estas cosas estoy sola en casa jaja) desayunando en el salón y aún no ha amanecido, vamos que es de noche. Entonces una de mis perras (la que me encendía la tele) se acerca sigilosamente a la puerta de la terraza y muy concentrada en un punto fijo, empieza a gruñir muy suavemente.

Madre... odio cuando hacen estas cosas.



Me intento autoconvencer de lo idiota que es a veces mi perra, que suele ladrar a la nada y hago como que eso no está sucediendo concentrandome en la tele.

 Pero la perra sigue con sus gruñidos e incluso pega un par de ladridos. Entonces va la otra, y se pone en la mismas situación, gruñendo a su lado.

 Mi cerebro trata de buscar una explicación lógica que me deje más tranquila y me cuenta la primera que pilla "es por el reflejo de la tele en el cristal, sin lugar a dudas" Por unos segundos me lo creo y sigo con lo mio, pero como ellas siguen venga a gruñir, me doy cuenta de que en realidad la cosa no me termina de convencer. Como digo, las dos siguen ahí, empeñadas en que hay algo que no les mola nada. Así que pongo la teoría a prueba y apago la tele....

....y... tal y como temía, las perras siguen gruñendo exactamente igual y encima las dos mirando al mismo punto, vamos que están viendo algo en la terraza y lo ven las dos... y no es la tele.

Las mando a su sitio, a ver si dejan de gruñir y a mi se me olvida la cosa, pero en cuanto tienen ocasión vuelven a las andadas, así que así nos tiramos hasta que amanece, y ya con luz, que se ven las cosas de otro modo, saco valentía para levantarme y acercarme a ver a que narices le gruñen...

 y ¿sabeis a que era? a un paraguas que habíamos dejado abierto para que se secase la noche anterior...

¡qué alegría tener perros en casa! .

Igual dentro de unos meses cuando mi amor vuelva a casa nos encuentra a Laia y a mi en pijama en el descansillo, yo muerta de miedo... y Laia consolandome!





12 comentarios:

  1. Bueno mujer paranoias de esas tenemos todos no?
    Yo no soy mucho de esas cosas pero reconozco que a veces oigo algún ruido raro, pero como no suelo creer en esas cosas no le doy más importancia. Lo de los perros que gruñen me inquieta más pero seguro que sería por alguna sombra que veían o algo.
    Besos y no tengas miedo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, si como digo en la entrada suele haber una explicacion logica a sus gruñidos... pero hasta encontrar esa explicacion la mente es libre jaja.

      Eliminar
  2. Hoy mi presa canario ladrando solo en la cocina, que da a un montón de patios donde no hay nadie. El vecino de arriba, el único que tenemos, estaba trabajando y el resto de bichos conmigo en la otra punta de la casa.

    Vete tú a saber qué le perturbaba xD

    24+4

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo pues cualquier cosa le perturbaria, pero a mi cuando lo hacen me da un mal rollo... xD

      Eliminar
  3. Oye, eres una valiente, eh? Yo me habria cagado de miedo.
    Mira t cuento una anécdota q me pasó con mi perra: estoy sola en casa. Mi marido se había ido una semana a Barcelona y yo estoy estudiando a las tantas de la madrugada cuando mi perra se empieza a poner nerviosa y a ladrar en la puerta de entrada. Vivo en un piso y yo estaba para darme algo. Voy hacia la puerta y le echo la llave. La perra no se calla y fuera no se ve nada. Esta todo oscuro. La perra cada vez mas nerviosa y llamo a mi marido q esta a 1000 km y me dice q abra la puerta y me asome. Y una leche pienso yo!!!
    Dp de mas de media hora y yo al borde de un ataque de nervios cojo el rodillo de la cocina (ya ves mi arma, jajaja) y abro la puerta. Es la hija de la vecina q se esta dando el lote con el novio en la escalera. No la maté de milagro. Desde entonces cada vez q me ve sale huyendo, jajaja
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja que salá la hija de tu vecina! Si es que cuando no hay sitio para dar rienda suelta al amor cualquier sitio es bueno xD Eso si, a que cuando le encontraste la explicacion racional sentiste un alivio enorme?

      Eliminar
  4. Vaya con las perritas!! yo no soy muy miedosa, pero si me pasa lo de la tele y no veo que ha sido la perra me da algo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves... menos mal que la pillé infraganti!

      Eliminar
  5. Yo soy muuuuuuuuy cagona jajaja No sé estar sola en casa, me da miedo todo... Cierro bien con llave, me tapo con la manta (súper protectora sí...) y cuanto más cerca esté MiGordita de mi para protejerme mejor :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la manta protectora es indispensable, claro que si!! jeje

      Eliminar
  6. Hay veces que es inevitable sentir miedo... Y se está mucho mejor en compañía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la verdad es que lo prefiero, lo de estar sola en casa no me termina de convencer...

      Eliminar

Con cada uno de vuestros comentarios se me alegra un poquito mas el dia... ¿me dejas uno? :)