Mi nombre es Silvia, vivo en Madrid, tengo 31 años y 3 pasiones: la escritura, los animales y los niños. Lo más importante de mi vida es mi hija, una pequeña lagartijilla que lleva casi 2 años alegrandonos los días, mi marido y mi perrita, que perdió a su mamá durante mi embarazo :(
Soy maestra de Educación Infantil y vivo rodeada de niños que me enseñan algo nuevo cada dia.
Una mañana me di cuenta de que habia llegado el momento... quería con todo el alma ser mamá... y entonces decidí dejar por escrito esta nueva etapa de mi vida ¡y así es como nació el blog!

jueves, 23 de octubre de 2014

Cosas que no entiendo y además me cabrean.

Hay ciertas cosas que nunca comprenderé. Entre ellas a las personas que hacen un trabajo de cara al público, para el que encima han estudiado duramente durante años y que entiendo que eligieron por vocación y que no son capaces de tratar a las personas como a seres humanos. En este caso hablo de los médicos, aunque gente así la hay en todas las profesiones, lamentablemente.

Y no me vale eso que se dice siempre de “es que están muy quemados” Yo he estado trabajando en una Escuela Infantil, con 19 niños a mi cargo, cobrando bastante menos de lo que cobra un médico, repartiéndome la ayuda de la auxiliar con otras dos educadoras que la necesitaban tanto o más que yo, abriendo la puerta cuando llamaban, cogiendo el teléfono cuando sonaba, cambiando a un niño que se había meado mientras entretenía y mantenía a los otros 18 bajo control y cuando ha venido una mamá o un papá quejándose porque ayer a su hijo no le pusimos colonia para salir (esto es verídico) le he atendido con una sonrisa y toneladas de amabilidad. Así que lo de “estar quemado” no me vale como excusa.

Os explico.

Ayer una amiga mía (la amiga de una amiga, para ser más exactos) fue a la ecografía de las 12 semanas. Para poneros en situación, esta chica se quedó embarazada a la vez que yo y tuvo un aborto de una forma bastante larga y traumática a las 7 semanas. Tuvo la suerte de que quedarse embarazada de nuevo no le costó y en cuanto los médicos les dijeron que podían volver a ponerse, vino a la primera, pero claro, imaginaros como puede estar siendo este segundo embarazo para ella, si ya de por si una embarazada primeriza tiene mil dudas y miedos, cuando ya has sufrido un aborto esto se multiplica por mil.

Pues como decía esta chica fue a la ecografía de las 12 semanas ayer por la tarde. Y ya por la mañana debía estar super nerviosa y me estuvo preguntando en qué consistía, que cosas importantes tenía que saber etc. La resolví las dudas como pude ya que yo no soy ninguna experta, asi que le conté lo que yo sabía y mi experiencia: que le harían una ecografía en la que iba a poder ver muy bien a su bebé porque aún se le ve de cuerpo entero y le darían los resultados del screening. Me preguntó por la eco que me hicieron a mi, le mandé la foto y le dije que Laia se movía mucho, que no paró de dar saltitos durante toda la eco. Y ahí se quedó la cosa.

Esta mañana la escribo un whatsapp para preguntarla que tal fue la ecografía y me cuenta que fatal. Por lo visto la médico fue una borde desde el primer momento, que no quería ni dejar pasar a su pareja a la ecografía, pero bueno, eso es lo de menos. Al final consiguieron poder pasar los dos y la cosa continuó: malos modos y ninguna explicación de nada. La mandó eutirox 25mg y cuando ella preguntó que para que era le dijo que se leyese el informe, que estaba todo ahí. Ni le explicó los resultados del screening ni nada.

Para colmo, el feto a penas se movió durante la ecografía y como yo la había dicho que en mi caso el feto se movía mucho, esto ya la puso de los nervios.

La tocóloga la largó de allí sin más y ella se quedó con un papel en la mano que no sabía cómo interpretar, en el que ponía que tenía hipotiroidismo, sin saber muy bien la importancia que eso tiene durante el embarazo, sin saber que significaba trisonomía y aterrorizada, con la sensación de que algo no marchaba bien de nuevo.

¿Es esto normal?

¿De verdad se puede tener tan poca empatía?

¿Tanto trabajo cuesta emplear cinco minutos en tranquilizar a una persona que solo necesita que la des una breve explicación y la digas un “tranquila, todo está bien”?


En serio, no lo puedo entender.

6 comentarios:

  1. Terrible! hacen falta tanto los profesionales que nos traten como seres humanos, porque los que nos tratan como una cosa están demasiado generalizados. Ojalá todo siga bien con sus embarazos y sus bebés crezcan sanos y fuertes. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Monica!yo tambien espero eso! De momento parece que pasa el primer trimestre y todo va bien, el hipotiroidismo controlado no da ningun problema, lo malo hubiera sido que no se lo hubiesen detectado a tiempo! Esperemos que en las siguientes citas le toquen medicos mas humanos...
      Un besito guapa!

      Eliminar
  2. Que impotencia.con el miedo que se lleva encima solo falta este tipo de comportamientos.son despreciables porque no se le pide tanto .solo que te expliquen las cosas tampoco se pide q sonrían...es indignante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves Nebi, es como tu dices, que si no te quieren sonreir porque les cuesta un mundo pues bueno, pero es que yo creo que informar a un paciente es parte de su trabajo no?

      Eliminar
  3. Desgraciadamente hay gente así en todas partes! Espero que todo siga bien a pesar de la mala experiencia.
    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya... es una pena... muchas gracias guapa!yo tambien lo espero!
      Besitos!

      Eliminar

Con cada uno de vuestros comentarios se me alegra un poquito mas el dia... ¿me dejas uno? :)