Mi nombre es Silvia, vivo en Madrid, tengo 31 años y 3 pasiones: la escritura, los animales y los niños. Lo más importante de mi vida es mi hija, una pequeña lagartijilla que lleva casi 2 años alegrandonos los días, mi marido y mi perrita, que perdió a su mamá durante mi embarazo :(
Soy maestra de Educación Infantil y vivo rodeada de niños que me enseñan algo nuevo cada dia.
Una mañana me di cuenta de que habia llegado el momento... quería con todo el alma ser mamá... y entonces decidí dejar por escrito esta nueva etapa de mi vida ¡y así es como nació el blog!

lunes, 16 de junio de 2014

El ginecólogo en Nueva York. Capítulo 2.

Tal y como conté en el capitulo anterior decidí ir al médico pensando que lo que tenía era una infección de orina y como decia, así de primeras parece algo muy sencillo, pero os cuento lo que es ir al médico en Nueva York para una Au pair:
  1. Tienes que encontrar a que medico quieres ir, tiene que ser uno que no este muy lejos (no tienes mucho tiempo libre) 
  2. Que sirva para lo que a ti te pasa .
  3. Que entre dentro de tu seguro médico.


La ultima parte es la mas complicada. Algunos estan en la lista de tu seguro, pero cuando llamas y preguntas si trabajan con ellos, te dicen que no. A todo esto hay que añadirle la dificultad de que lo tienes que decir en ingles, idioma que aun no dominas mucho y por telefono no hay gestos que te puedan servir de apoyo asi que tienes que confiar en tu capacidad de pronunciación. 



Total, que cuando consigues encontrar un medico que parece cumplir los tres requisitos, coges el coche y te plantas en la consulta. Yo de primeras fui a un medico de consulta general y lo primero que hice fue preguntar otra vez si lo cubria mi seguro, con la tarjeta en la mano, no fuese a ser que.... (que la sanidad norteamericana no es precisamente barata) Cuando me lo confirmaron tuve que esperar unos minutos y en seguida me dijeron que podia pasar.

Me hicieron un analisis de orina y no tenia infección. Me hicieron algunas preguntas y  me miraron en una de esas camillas tan "molonas" (vease la ironia) que te hacen poner los pies en alto.



El medico me dijo que lo que me dolia parecia ser el utero y que podia ser endometriosis. Me mando unas pastillas, me dijo que las tomase durante cuatro dias y que si no mejoraba volviese.

De vuelta a casa, la madre de las niñas a las que cuidaba (mi madre de acogida o host mom) me pregunto que me habian dicho. Cuando se lo dije se echó las manos a la cabeza "¿como vas a tener endometriosis? eso no puede ser" "yo he tenido endometriosis y te aseguro que eso no es lo que te pasa" "ese medico al que has ido no tiene ni idea" Total, que llamo al medico y le puso fino por telefono. 

Y  nunca mas se supo.

Ahora lo pienso, y el pobre medico fue el unico de aquel pais que supo decirme lo que realmente tenia, pero en fin... no le hicimos caso.

La cosa es que no tengo muy claro que eran las pastillas que me mandó, pero lo cierto es que durante los dias que me las tome si se me alivio el dolor. Si embargo en cuanto las dejé volvio de nuevo y esta vez cambiaba de posicion de vez en cuando, ya no era solo la parte baja del abdomen.


Mi host mom me ofrecio ir a su ginecologo si no se me pasaba aunque ella estaba convencida de que habia un alto grado de posibilidades de que fuese apendicitis  y tantas veces me mencionó la palabra apendicitis, que me termino convenciendo hasta tal punto que una noche el dolor se me puso en un lateral y me entro el pánico. Por mas vueltas que daba en la cama no conseguia dormir y solo conseguia pensar en que si tenia apendicitis y lo dejaba pasar tanto tiempo la infeccion iba a ser enorme. No pude mas, me levante de la cama y baje las escaleras (mi habitacion estaba en el ultimo piso) hacia la habitacion de mis host parents.

En la cama solo estaba el padre, porque ella estaba durmiendo con las niñas. Debian de ser como las tres o las cuatro de la mañana. Me apoyé en el marco de la puerta y dije el nombre del padre no muy alto, para no despertar al resto de la casa.

Nada.

Lo dije una vez mas.

Nada.

Una vez mas, mas alto.

Nada.

Lo intente como cuatro veces mas y no habia manera de despertarle. A mi me daba cosa entrar en la habitacion porque no tenia tanta confianza con ellos. Así que me ví allí, sin saber muy bien que hacer y bastante muerta de miedo, la verdad...

4 comentarios:

  1. Ufff... que papelón, sumarle los dolores a estar en una casa que no es la tuya y en otro idioma... telita! :(
    Pero sigue que los "continuará" los llevo fatal jeje

    un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, la verdad es que aquella no fue precisamente laa noche mas agradable de mi vida jeje de hecho lo que mas miedo me daba cuando decidi irme a trabajar como au pair era precisamente ponerme enferma alli... Murphy me ama jeje. Continuo prontito, es que si lo hubiera puesto todo en una entrada me hubiera quedado interminable. Un besitoo

      Eliminar
  2. ufff, que mal lo pasarías. Se me ha hecho muy cortito el relato, la próxima vez podrías alargarlo un poco más ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que si fue algo durillo jeje. Pues es que ya estan escritas todas las entradas, igual por no hacerlas demasiado largas me pase de cortas jaja. Para la proxima entrada por fasciculos intentare ajustar mejor las longitudes ;) gracias por comentar!

      Un besito!

      Eliminar

Con cada uno de vuestros comentarios se me alegra un poquito mas el dia... ¿me dejas uno? :)